Mi Experiencia en Un Minuto

Hace más de  20 años, en mi último año de carrera, conocí a través de AVAF lo que era el acogimiento familiar. Fui voluntario dando apoyo escolar a un niño en acogida permanente. Aún recuerdo su nombre. La experiencia fue muy bonita y enriquecedora. Años después me informé en AVAF con la idea de acoger pero mi pareja no lo tenía claro. Ahora, de nuevo, en AVAF contando mi experiencia. Supongo que en la vida, algunas cosas se dan cuando llega el momento. En este caso, fue a finales del 2018 cuando me crucé con ACARONAR y empecé el proceso. Solicité acogida temporal y permanente.Todo fue más rápido de lo que me habían contado. Días después de recibir la idoneidad ya me estaban llamando. Tienes el fin de semana para pensártelo. Es acogida permanente. Me dijeron. Bueno, eso y poco más. La verdad es que no tuve dudas. Así que llamé a mi familia y amigos para contarles que iba a acoger a un niño de 11 años. Pronto hará un año de todo esto. 

 

La vida me ha cambiado por completo. No creo que fuera consciente de lo que me esperaba ni de la energía que iba a tener que poner en este proyecto, desde luego el más importante de mi vida. Han sido meses muy intensos en los que hemos tenido que superar muchos retos y de gestionar muchas emociones, algunas vividas por primera vez por el niño y por mí. Todo esto además con lo que ha supuesto el confinamiento. 24 horas, él y yo. De repente, mucho de lo conseguido ahora no vale, hay que cambiar rutinas, poner nuevas normas o ser más flexible. Y por supuesto, tener más paciencia y comprensión sí cabe que antes, cosa que me ha costado mucho en algunos momentos la verdad. Ha sido duro. Por supuesto, el vínculo que ya era fuerte antes, se ha terminado de consolidar.  A los tres días de estar conmigo empezó a llamarme papá y un día me preguntó si yo iba a ser su papá para siempre. Espero poder conseguirlo. Aún tenemos mucho que descubrir.  

 

A. Alba (Papá de Acogida)

2 comentarios en “Mi Experiencia en Un Minuto”

  1. Suerte, que bonito y emocionante!!! Yo hace años quise ser familia de acogida, tenía todo para poder ser, charlas informativas, la visita en el domicilio.. Pero no estaba preparada para el momento de dejarlo marchar, como era acogida algún día se iría con los padres adoptivos, eso era superior a mi. Ahora mi pareja y yo estamos en la lista de adopción nacional, se hace larga la espera. Mucha suerte!!!!

    1. El acogimiento es muy diverso, es cierto que puede ocurrir que se vaya en adopción o bien vuelva con su familia biológica o pase a permanente si hablamos de acogimiento temporal. Puede ser también acogimiento permanente y eres guardador hasta que el menor tiene 18 años. El acogimiento no es un sustituto de la paternidad o maternidad sino un proyecto de vida en el que ofreces a un niño, niña o adolescente un hogar, apoyo, educación y amor. Siempre duele cuando se va de casa un niño pero queda la satisfacción de haberle dado lo que necesitaba en ese momento de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *